¿Quién soy?


FOto de la autora

Desde hace mucho la cocina  ha sido una de mis pasiones, me gusta comer y sobretodo, comer bien. Cocinar es para mí un ejercicio relajante, creativo y espiritual.

Ya muy jovencita empecé a andar entre ollas y sobre todo, a buscar nuevas formas de alimentarme. He pasado por etapas vegetarianas, macrobióticas, omnívoras, he hecho ayunos y no sé cuantas cosas más. Lo cierto es que hace muchos años que me intereso por la vida saludable, ecológica y sostenible. Esto me ha hecho estar preparada en su momento para añadirme al movimiento slowfood y al consumo de cercanía o local.
Cuando tenía unos 25 años empecé a tener sobrepeso, llegando este a ser de más de 20 kg después de tener a mis dos hijos. Mi interés por la alimentación aumentó, claro, e hice muchas dietas, pero nada funcionó del todo.
A pesar de mis esfuerzos por encontrar una dieta saludable y ecológica, lo cierto es que no bajaba de peso ni conseguía sentirme bien.

En 2016 finalmente, me diagnosticaron celiaquía. Esto comportó otra vuelta de tuerca a la hora de cambiar mis hábitos de alimentación. Tuve la suerte de encontrar una maravillosa médico homeópata y  nutricionista  que me ha ido guiando por el camino de la curación a través de la nutrición.

Durante un par de años he estado haciendo la dieta de carbohidratos específicos (SCD). Esta dieta se basa en el trabajo de la bióloga Elaine Gottschal. Podéis encontrarla explicada en el libro Romper el círculo vicioso (aquí está su web), siendo básicamente una dieta sin almidones. También me gusta trabajar con las indicaciones del Doctor Seignalet en su libro: La alimentación, la tercera medicina (podéis encontrar información aquí), que vienen a ser las bases de lo que se llama dieta paleo.

En 2019 me diagnosticaron la Enfermedad de Hashimoto. Es una enfermedad autoinmune, como la celiaquía (aunque esta no es exactamente una enfermedad autoinmune, pero se la mete en el mismo cajón) y suelen aparecer asociadas. Produce hipotiroidismo. La medicina ortodoxa no me dió solución, debido a que mis niveles serológicos eran los que se llama subclínicos y no hay tratamiento. Finalmente la tratamos a través de la dieta y en seis meses había mejorado casi completamente. Lógicamente mi fe en tratar cierto malestares y enfermedades a través de la alimentación subió exponencialmente.

En esta web pretendo compartir  las recetas que voy preparando, tanto aptas para SDC como tradicionales. También encontrarás informaciones o reflexiones al respecto de la alimentación saludable.

Espero que te sean de ayuda y que vengas mucho a visitarme.

¡Saludos!


Print Friendly, PDF & Email